Buscar este blog

24 de mayo de 2015

Una estrategia para enfrentarse al examen PMP

El grado de confianza necesario para presentarse al examen del PMI® con tranquilidad se alcanza practicando tests. Practicar es beneficioso para seguir aprendiendo (el buen aprendizaje viene cuando entendemos por qué las respuestas buenas son las correctas y por qué las otras son incorrectas) y también para llegar a la marca de un minuto por pregunta (en el examen hay que responder 200 preguntas en 4 horas). No hay atajos aquí: para aprobar el examen PMP®, una vez están claros todos los conceptos, hay que habituarse a practicar muchas preguntas, cuantas más mejor. Es cuestión de práctica. Hay que practicar, practicar y volver a practicar. ¡Practicar hasta la extenuación! Hay muchos juegos de preguntas disponibles, de exámenes completos o de menos preguntas, por áreas de conocimiento o mezclando las áreas, gratuitos o de pago, interactivos o en libros, etc.

En este vídeo pueden ver un extracto de una sesión en vivo con alumnos comentando cómo es el estilo de preguntas del examen PMP y la estrategia para el examen.

Antes del examen, hay que planificar un esfuerzo constante para hacer tests, más intenso a medida que se aproxima la fecha del examen. Es aconsejable reservarse un mínimo 2 horas al día las 2 últimas semanas para practicar tests.

Solo después de sentir un primer grado de confianza respondiendo preguntas, es momento de programar la fecha del examen. Cuando soliciten el examen, pidan la ayuda en español para leer rápidamente el enunciado y distinguir la información relevante (que típicamente consiste en saber en qué proceso de los 47 hay que situarse).

La gran dificultad a la que se enfrenta el candidato a la certificación del PMI® es sin duda el tiempo limitado. Para el examen PMP® tiene 4 horas para responder 200 preguntas, y siempre falta tiempo. La mayoría de los candidatos que suspenden el examen PMP® se quejan de que les ha faltado tiempo en el examen. Cuando queda una hora, por ejemplo, se dan cuenta de que les quedan más de 60 preguntas por responder y entran en pánico. Para conseguir el tiempo medio de un minuto por pregunta es necesario haber hecho los deberes: aprender bien los fundamentos, practicar muchos tests, descansar bien el día anterior, etc. Todo esto, sin embargo, no garantiza el aprobado.

Para lograr un buen desempeño durante el examen por ordenador, yo aconsejo seguir una estrategia. Les agradezco que me den más ideas a través de sus comentarios, por favor.

Cuando se siente delante del ordenador, tendrá unos 15 minutos para aprender a usar la interfaz, para lo cual se ofrece un tutorial. Aunque ya seguramente lo sepa, se le recuerda cómo responder las preguntas, cómo marcarlas para revisar, ir al resumen, etc. Muchos candidatos prefieren usar las teclas, mejor que el ratón. Es decir: pulsan la tecla [P] para ir a la pregunta previa, la tecla [N] para ir a la pregunta siguiente, la tecla [M] para marcar para revisar, la tecla [A] para elegir la respuesta a), etc. Dicen que así ganan velocidad. La pantalla de las preguntas es más o menos como se representa en la imagen de abajo (si piden la ayuda de la traducción al español, la pantalla aparece dividida en dos mitades, arriba en español y abajo en inglés: su respuesta quedará marcada en la sección en inglés, que es el idioma oficial del examen):



Es probable que usted no necesite los 15 minutos para ver el tutorial. En el tiempo que le sobre, la recomendación es que realice lo que se conoce como “volcado de le memoria” (brain-dump). Anote en un papel cierta información útil que sabe de memoria. Mientras esté realizando el examen no querrá detenerse a recordar las fórmulas, los porcentajes de 1-2-3 sigmas, el mapa de los 47 procesos, los 7 modelos de contratos, los 5 niveles de la pirámide de Maslow, los 5 niveles de formación de equipos de Tuckman, los 5 métodos de resolución de conflictos, etc., etc.

Una vez ponga en marcha el cronómetro con la cuenta atrás de 4 horas, le aconsejo que siga una estrategia, eso le mantendrá enfocado y mejorará su desempeño. La mejor estrategia siempre será la suya, que debe haber practicado previamente. Quizá estos puntos le ayuden a diseñar su propia estrategia:

  1. Primera iteración contestando solo las respuestas seguras y marcando el resto para revisar. Ocurre que al principio del examen entramos fríos y nerviosos, empezamos a responder preguntas fáciles y nos animamos, pero en seguida llega una pregunta muy difícil, y nos hace perder 5 minutos porque nos empeñamos en seguir el examen de forma secuencial. Esto es un error muy común. Mi consejo es que den una primera pasada quitándose las preguntas fáciles, cuando vuelvan a las preguntas difíciles, comprobarán que ya no les parecen tan difíciles, simplemente porque ya se han “aclimatado”. Se dice que un tercio de las preguntas son fáciles. Bien, empiece por ellas. Encuéntrelas y respóndalas. Si ha aprendido bien los fundamentos, en este grupo de preguntas fáciles seguras se incluyen casi todas las de ROI, EVM y CPM. El objetivo en esta primera pasada es terminar en 50 minutos con 50 preguntas seguras contestadas. El resto de las preguntas que no sabe con certeza puede haberlas respondido o no, pero es importante que las deje “marcadas para revisar”. Si ha respondido 50 preguntas con seguridad, tendrá 150 preguntas marcadas para revisar. Si consume los 50 minutos con menos preguntas contestadas, no se preocupe: no siga buscando preguntas fáciles, marque el resto para revisar y siga con el siguiente paso. Si consigue contestar 50 preguntas antes de 50 minutos, tampoco siga: marque el resto para revisar y siga con el siguiente paso.
  2. En las siguientes iteraciones, olvídese de las preguntas que ha contestado sin dudar. Haga que la interfaz le muestre solamente las marcadas para revisar. Asegúrese de que contesta todas las preguntas. Vaya desmarcando aquellas que no quiera volver a repasar. Objetivo: 25 preguntas marcadas pendientes antes de los últimos 40 minutos.
  3. Después, dedique 30 minutos a resolver las preguntas marcadas pendientes, contestándolas definitivamente (quite todas las marcas).
  4. Por último, dedique los 10 minutos finales a repasar todo el examen. Es importante que se asegure de que contesta todas las preguntas, ya que los fallos no restan.

Si le gusta esta estrategia en varias pasadas, quizá también le interese poder monitorizar en cualquier momento cuántas preguntas debería tener pendientes de revisión para terminar a tiempo. Para controlar hay que medir. Si representamos el número de preguntas marcadas pendientes siguiendo la estrategia indicada arriba, nos quedaría una gráfica como esta:

Por ejemplo, si le quedan 100 minutos, debería tener (100-10)*5/6=75 preguntas pendientes marcadas para revisar. El objetivo de hacer disminuir el número de preguntas marcadas pendientes puede ayudarle a mantenerse enfocado y darle confianza durante el examen. Antes del examen, cuando haga su brain-dump, podría pintar esta gráfica y luego ir marcando sobre la misma su desempeño real. Cada cierto tiempo, cuando llegue a un punto de control (¿cada media hora? ¿cada hora?) puede representar el punto indicando cuántas quedan pendientes en ese momento, a modo de burndown chart

¿Quizá esta pueda ser una buena receta para evitar agobios al final?